Cómo se calcula el importe del seguro de vida ligado a la hipoteca

Cuando pedimos una hipoteca, y aunque no es obligatorio, el banco nos insta a firmar con ellos un seguro de vida. De esta manera, si el titular de la hipoteca fallece, el seguro paga (siempre que el fallecimiento no sea por suicidio) y el banco cobra su hipoteca.

El precio del seguro de vida es muy variable, ya que depende de varios factores, los cuales os vamos a explicar a continuación para que entendáis qué es lo que hace que la prima anual se abarate o se encarezca.

Todos los seguros calculan sus cuotas en torno al riesgo que el asegurado, o el bien objeto del seguro, supone para ellos. De esta forma, lo primero que se usa para calcular el seguro de vida ligado a la hipoteca es el importe que contratamos por fallecimiento.

Si acordamos con el seguro que se indemnice a nuestros familiares con 100.000€ en caso de que fallezcamos, el seguro será más económico que si acordamos que esta indemnización sea de 200.000€.

Normalmente, la cuantía que se pacta es lo que nos queda por pagar de hipoteca, para de esta forma abaratar el recibo. Como consejo, te diría que pactases la firma más alta que pudieses permitirte, para que el seguro pague la hipoteca y además quede un dinero para tu familia.

El segundo parámetro que la aseguradora tiene en cuenta es la edad. Si volvemos al riesgo, una persona de 30 años tiene menos riesgo de morir que una de 55. De esta manera, conforme vamos envejeciendo la prima del seguro de vida se incrementa, de manera que cuando nos acercamos a los 60 años notaremos un incremento notable al hacer el pago anual.

Como ves, el seguro de vida que se vincula a la hipoteca se calcula al combinar el importe asegurado y la edad. Como consejo final, a la hora de pedir una hipoteca deberías tener en cuenta el importe de este seguro, sobre todo si vas a terminar de pagar a una edad avanza.
spy on a mobile phone

Deja un comentario