¿Sabes cuánto vas a pagar por tu Hipoteca?

Cuando pedimos una hipoteca, el banco nos lo pone todo de color de rosa, y nos remarca lo fácil que va a ser hacer frente a la cuota mensual, pero nunca nos cuenta lo que en realidad nos va a costar pagar la hipoteca, ya que ésta tiene una serie de costes que rara vez nos explican.

Empezando por el principio, muchos bancos nos cobran una comisión de apertura que está alrededor de 1% de la cantidad que hemos pedido. Por si pedimos poco dinero, los bancos suelen cobrar un mínimo de 700€.

Otro de los costes ocultos es el del tasador, que es el que calcula el valor de la vivienda, sobre el cual el banco nos dará un máximo del 80%, que es la cuantía máxima de hipoteca que podemos pedir. El trabajo del tasador cuesta otros 250€, más o menos.

Después vienen los impuestos que debemos pagar por la compra de la vivienda y la escritura pública ante notario. Por experiencia personal, pueden irse a los 6.000€ o incluso más, dependiendo del valor de la casa.

Aún no hemos entrado en nuestra casa y ya hemos gastado unos 6.100€ (esta cifra será mayor o menor dependiendo de la cuantía de la hipoteca y del valor de la casa) Pero si piensas que ahora ya sólo queda pagar la hipoteca estás equivocado.

La Ley Hipotecaria exige que la casa cuente con un seguro de incendios, que al menos cubra el valor de la hipoteca. Así, si la casa se incendia, el seguro se hace cargo de la hipoteca y el banco no pierde su dinero.

Por supuesto, los bancos no se conforman con este seguro, y en lugar de exigirnos un seguro de incendios, nos cuelan un seguro de hogar. Suma otros 200-300€ a la cuenta final, y ahora deja un espacio libre para el seguro de vida.

El seguro de vida no es obligatorio, pero sin él el banco no te da la hipoteca, y si lo hace ésta se encarece muchísimo. Por eso, te obligan a firmar un seguro de vida, normalmente con su aseguradora. La cuantía es, como mínimo, lo que te queda por pagar de hipoteca.

Algunos bancos, para ganar más, te hacen pagar el seguro de vida de una vez. Esto quiere decir que si la hipoteca es de 25 años, tienes que pagar las 25 anualidades del seguro de vida en un solo pago.

Seguro que ya estás mareado, ya que aún no has pagado el primero recibo y te das cuenta de que la hipoteca va a ser más cara de lo que pensabas. Llegados a este punto te recomiendo que te sientes, porque hay que seguir pagando.

Y es que aprovechando la situación actual, en la que ningún banco concede hipotecas, si quieres una te tendrás que vincular al banco. Ahora no se conformar con los dos seguros, sino que piden que domicilies la nómina, contrates una tarjeta, un plan de pensiones, un depósito, etc.

Así, hay bancos que para concederte la hipoteca te piden que contrates hasta seis de sus productos. Si no lo haces el interés es tan alto, que ni siquiera te puedes plantear pedirla, así que te toca pasar por el aro.

Para terminar, me gustaría deciros que no pretendo desanimarte. Lo que quiero es que tengáis en cuenta todos los pagos a los que hay que hacer frente al pedir una hipoteca para que hagáis vuestras cuentas y veáis si la hipoteca es viable o no.

Como pedir una Hipoteca

Cuando vas a pedir una hipoteca tienes que seguir una serie de pautas para que al final te la concedan y además a ti la hipoteca te salga lo más económica posible. A continuación te damos algunas de esas pautas.

Tal y como está el mercado actual, lo primero que tienes que saber si vas a pedir una hipoteca es que te van a pedir un aval. Da igual si tu nómina o la de tu pareja son altas, ya que ahora los bancos no se fían.

Por eso, si quieres pedir una hipoteca deberías tener otra propiedad que haga de aval. Otra solución es que un familiar te avale con su casa o con cualquier otra propiedad, pero no te lo recomiendo, ya que si llega un momento en que no puedes pagar, tu familiar se va a quedar sin su propiedad.

Una vez que tenemos claro que hoy sin aval no hay hipoteca, lo siguiente es conseguirla una hipoteca lo más barata posible. Para ello, deberías comenzar por pedir información en el banco en el que tienes tu nómina, las tarjetas o incluso algún seguro. Cuanta más vinculación tengas con el banco, más fácil te será presionar para que te den una hipoteca barata.

No debes quedarte en tu banco habitual, y debes pedir información en todas las oficinas físicas que tengas cerca de casa. Por supuesto, a la vez tienes que hacer lo mismo en todos los bancos online que conozcas.

El objetivo es tener cuantas más ofertas mejor para poder decidir y ver qué banco nos ofrece la hipoteca más barata. Años atrás estas ofertas te servirían para presionar y que un banco mejorase las condiciones del otro, pero en la actualidad eso no va a suceder.

Que no te preocupe perder tiempo buscando la mejor oferta, ya que va a ser tiempo mejor empleado de toda tu vida. Ten en cuenta que un decimal en el diferencial se traduce en miles de euros a lo largo de la vida de la hipoteca.