¿Qué hay que hacer si no puedes pagar la hipoteca?

Hoy en día no es raro tener problemas económicos. Cada vez hay menos trabajo, y las prestaciones sociales se están recortando, por lo es muy común tener problemas para pagar la hipoteca.

La hipoteca debería ser el último pago al que dejamos de hacer frente. Por eso, si tienes problemas económicos y tienes otros préstamos, deja primero de pagar esos y paga la hipoteca.

Una vez que tienes claro que tienes problemas económicos, lo siguiente es elaborar un plan de gastos, de manera que una vez que has cubierto las necesidades básicas, todo el dinero que quede sea para pagar la hipoteca.

Nunca dejes una cuota sin pagar. Aunque no la puedas pagar entera, aporta siempre algo de dinero. De esta forma evitas acumular cuotas, lo que haría que el banco iniciase un procedimiento judicial contra ti, y además así ven que tienes interés en pagar.

Si los problemas económicos se alargan en el tiempo, es más que probable que ni siquiera con los consejos que te he dado puedas pagar la hipoteca. Por eso, es hora de que trates de buscar otras fuentes de ingresos alternativas.

Si no es posible, el siguiente paso es hablar con el director de tu sucursal y exponerle tu problema. Los bancos tienen miles de casa en propiedad que cada día valen menos y que no pueden vender, por lo que lo normal es que colaboren para encontrar una solución.

Es probable que en su momento el banco te obligase a firmar algún seguro contra impagos. El director de tu banco es que te tiene que decir si lo tienes o no y los trámites que hay que seguir para que el seguro pague tu hipoteca.

Si no tienes seguro, y de ninguna manera vas a poder pagar la hipoteca todos los meses, hay una fórmula, por la cual  durante uno o dos años sólo pagas intereses. Esto hace que pagues menos todos los meses, aunque la hipoteca se alarga y al final pagas más. De todas maneras, es una de las mejores soluciones.

¿Aun así no puedes pagar? Entonces estás en una situación complicada, y una solución a la desesperada sería la reunificación de deudas. En pocas palabras, hay empresas que te reunifican todas las deudas y pagas una cuota menor, pero a cambio de pagar durante más tiempo.

La reunificación de deudas es una mala solución, y que yo sólo te aconsejo si estás seguro al 100% de que vas a poder pagar las cuotas y que tu situación económica va a mejorar a medio plazo, ya que la consecuencia de esta reunificación es pagar muchísimo más por la hipoteca.

En el caso de que no encuentres ninguna solución, lo mejor es que te reúnas con un abogado cuanto antes y le expongas tu situación. Él te asesorará sobre los pasos a seguir, e incluso puede remitir algún escrito al banco para iniciar de nuevo las negociaciones, o si esto no es posible, para que el embargo de la casa no te deje con más deudas.