Cuidado con el seguro de vida del banco y la hipoteca

Que los bancos no están para ayudarte, sino para ganar dinero y sacarte todo el que pueden es algo
que muchos hemos descubierto de la manera más dolorosa posible, siendo víctimas de un engaño
por fiarnos del director de nuestra sucursal.

En este artículo os voy a advertir de una práctica fraudulenta que roza lo ilegal, pero a la que
ninguna autoridad ha puesto coto, ya que todos sabemos que las leyes con los bancos no se aplican
igual.

Este engaño se perpetra cuando se firma una hipoteca, para la cual nuestro director nos obligará a
firmar un seguro de vida, aunque la ley no dice nada sobre este tipo de seguros. O firmamos o no
hay hipoteca.

Como en muchas hipotecas podemos tener los seguros, tanto de vida como de hogar, con la
compañía que prefiramos, los bancos han encontrado una forma de que no cambiemos nunca de
seguro de vida.

Para ello, nos cobran el importe del mismo en una sola cuota (si la hipoteca es para 20 años nos

cobran 20 anualidades del seguro de vida) y nos lo suelen intentar colar en la hipoteca, con la
excusa de que así lo pagamos de manera cómoda y no nos damos cuenta.

El resultado de esta treta es desastroso para nuestro bolsillo. Por un lado pagamos un seguro de
vida que siempre es mucho más caro que el que ofrecen las empresas de seguros que no pertenecen
a los bancos, y por otro terminamos pagando una cantidad enorme de intereses, por lo que el seguro
de vida nos sale carísimo.

Si vas a firmar una hipoteca en breve, ten cuidado con esto y niégate en redondo a pagar el seguro
de vida en una sola cuota. Además, si el director de tu sucursal te “la quiere colar” de esta manera,
piensa en qué no será capaz de hacer si mañana te retrasas en una cuota o tienes algún problema.

Seguro de vida con cobertura de invalidez total

Desde hace unos años, los seguros de vida permiten incluir la cobertura de invalidez total. De esta
manera, si tenemos un accidente que nos provoque una invalidez recibiremos una indemnización,
sin necesidad de que se produzca un fallecimiento.

También se puede pactar una cobertura que nos aporta una cantidad en el caso de que por la
invalidez total tengamos que adaptar la casa, algo que ocurre si esta invalidez nos dificulta la
movilidad o nos deja en una silla de ruedas.

Si estamos pagando una hipoteca, nos interesa incluir esta garantía adicional en el seguro de vida,
ya que al no producirse la muerte del titular de la póliza, un seguro de vida tradicional no nos dará
ninguna cantidad.

En este caso tendríamos un problema grave, ya que las pensiones por invalidez no son demasiado
elevadas, por lo que podríamos ver como somos incapaces de hacer frente a las cuotas de la
hipoteca.

Alguno de vosotros quizá piense que en ese caso el banco haría algún tipo de excepción con
nosotros, pero ya os digo que no. En las noticias ya se ha visto algún caso como el de que os
estoy hablando, en el cual la persona que lleva la mayoría de los ingresos a casa tiene que dejar de
trabajar y el banco ha embargado la casa.

Tampoco hay que pensar que puede trabajar el cónyuge, ya que en el caso de una invalidez total lo
más probable es que no pueda ejercer ninguna profesión, al tener que cuidar a la persona que se ha
quedado impedida.

Como ves, la situación se puede complicar mucho, y aunque suene duro puede ser peor que la
muerte del titular de la hipoteca, ya que en el caso de una invalidez total el titular queda en una
especie de limbo en el cual no puede trabajar y no recibe el importe del seguro de vida.

Ahorrar en el seguro de vida para la hipoteca

La ley dice claramente que el banco no nos puede obligar a contratar un seguro de vida, pero tienen un truco infalible para hacerlo y quedar dentro de la ley. El truco consiste en darte dos precios para la hipoteca. El primero, con un diferencial normal si contratas el seguro de vida, y el seguro con un diferencial fuera del mercado si no lo contratas.

De esta forma no puedes denunciarlos y te toca pasar por el aro. Ello se escudan en que este seguro de vida hace que el riesgo para ellos sea menor, ya que el seguro cubre el importe de la hipoteca si hay un fallecimiento del titular.

 

Como puedes ver, sólo nos queda aguantarnos si necesitamos una hipoteca, por lo que lo único que podemos hacer es que este seguro nos salga lo más económico posible, para lo cual hay que seguir algunas pautas.

 

La primera es negarnos a firmar la hipoteca si quieren que el seguro lo contratemos con ellos. Si no nos dejan elegir el seguro de vida nunca hay que firmar, ya que el importe del mismo será mucho más alto que si lo contratamos por nuestra cuenta.

 

Una vez que nos aseguramos que podemos contratar el seguro de vida con quien queramos, la segunda pauta es usar un comparador de seguros de vida, y elegir el más barato que encontremos para la cantidad que queramos asegurar.

 

¿Por qué el más barato? Pues porque un seguro de vida no es demasiado complicado, ya que la cobertura que nos interesa es la de la indemnización por fallecimiento, por lo que siempre hay que buscar el seguro que menos nos cobre.

 

La tercera y última pauta a seguir es hablar con nuestro agente de seguros, en el caso de que tengamos a uno. Hay algunas familias que tienen todos los seguros con el mismo agente, por lo que se puede presionar a la hora de pedir un precio. Si este es tu caso, además de usar un comparador habla con tu agente y trata de que te mejore el precio del seguro de vida.

Cómo se calcula el seguro de hogar vinculado a la hipoteca

La ley hipotecaria exige que al firmar un préstamo de este tipo con el banco se firme al menos un
seguro de incendio. De esta forma, tanto el banco como el asegurado quedan cubiertos ante un
siniestro de este tipo, que dejaría a la entidad financiera con un activo con un valor muy bajo, y al
hipotecado con una propiedad que ha bajado su valor pero que tiene que seguir pagando.

El banco no va a conformarse con un seguro de incendio, y aprovechará su posición de fuerza
para endosarnos un seguro de hogar completo, de manera que vamos a ver cómo se calcula el
importe de este seguro, que es la combinación de algunas variables.

Cuando contratamos un seguro de hogar para la hipoteca, tenemos que distinguir entre el continente
y el contenido. Estos dos conceptos son los más importantes para fijar el precio del seguro, por lo
que vamos a explicar en qué consistes.

El continente, dicho de manera sencilla, es tu casa tal y como te la entregaron al comprarla, es
decir, vacía. Normalmente se asegura una cantidad suficiente para reconstruir la vivienda en caso de
un incendio.

Para conocer este valor, lo mejor es preguntar a las empresas constructoras de la zona, y así saber

a qué precio se está construyendo el metro. Si sabes lo que costó hacer tu casa también puedes usar
ese valor como referencia. Cuidado aquí, ya que el banco puede intentar obligarte a que asegures el
continente por el mismo valor de la tasación. Si es así niégate.

El contenido es lo que tienes dentro de la casa, es decir, muebles, electrodomésticos, ropa,
electrónica, etc. Has un cálculo de lo que te costaría comprar todo lo que tienes de nuevo y ya
sabrás que cifra asegurar en cuanto al contenido. Eso sí, no te vayas por lo alto o la prima se
encarecerá mucho.

Cómo se calcula el importe del seguro de vida ligado a la hipoteca

Cuando pedimos una hipoteca, y aunque no es obligatorio, el banco nos insta a firmar con ellos un seguro de vida. De esta manera, si el titular de la hipoteca fallece, el seguro paga (siempre que el fallecimiento no sea por suicidio) y el banco cobra su hipoteca.

El precio del seguro de vida es muy variable, ya que depende de varios factores, los cuales os vamos a explicar a continuación para que entendáis qué es lo que hace que la prima anual se abarate o se encarezca.

Todos los seguros calculan sus cuotas en torno al riesgo que el asegurado, o el bien objeto del seguro, supone para ellos. De esta forma, lo primero que se usa para calcular el seguro de vida ligado a la hipoteca es el importe que contratamos por fallecimiento.

Si acordamos con el seguro que se indemnice a nuestros familiares con 100.000€ en caso de que fallezcamos, el seguro será más económico que si acordamos que esta indemnización sea de 200.000€.

Normalmente, la cuantía que se pacta es lo que nos queda por pagar de hipoteca, para de esta forma abaratar el recibo. Como consejo, te diría que pactases la firma más alta que pudieses permitirte, para que el seguro pague la hipoteca y además quede un dinero para tu familia.

El segundo parámetro que la aseguradora tiene en cuenta es la edad. Si volvemos al riesgo, una persona de 30 años tiene menos riesgo de morir que una de 55. De esta manera, conforme vamos envejeciendo la prima del seguro de vida se incrementa, de manera que cuando nos acercamos a los 60 años notaremos un incremento notable al hacer el pago anual.

Como ves, el seguro de vida que se vincula a la hipoteca se calcula al combinar el importe asegurado y la edad. Como consejo final, a la hora de pedir una hipoteca deberías tener en cuenta el importe de este seguro, sobre todo si vas a terminar de pagar a una edad avanza.
spy on a mobile phone