Como pedir una Hipoteca

Cuando vas a pedir una hipoteca tienes que seguir una serie de pautas para que al final te la concedan y además a ti la hipoteca te salga lo más económica posible. A continuación te damos algunas de esas pautas.

Tal y como está el mercado actual, lo primero que tienes que saber si vas a pedir una hipoteca es que te van a pedir un aval. Da igual si tu nómina o la de tu pareja son altas, ya que ahora los bancos no se fían.

Por eso, si quieres pedir una hipoteca deberías tener otra propiedad que haga de aval. Otra solución es que un familiar te avale con su casa o con cualquier otra propiedad, pero no te lo recomiendo, ya que si llega un momento en que no puedes pagar, tu familiar se va a quedar sin su propiedad.

Una vez que tenemos claro que hoy sin aval no hay hipoteca, lo siguiente es conseguirla una hipoteca lo más barata posible. Para ello, deberías comenzar por pedir información en el banco en el que tienes tu nómina, las tarjetas o incluso algún seguro. Cuanta más vinculación tengas con el banco, más fácil te será presionar para que te den una hipoteca barata.

No debes quedarte en tu banco habitual, y debes pedir información en todas las oficinas físicas que tengas cerca de casa. Por supuesto, a la vez tienes que hacer lo mismo en todos los bancos online que conozcas.

El objetivo es tener cuantas más ofertas mejor para poder decidir y ver qué banco nos ofrece la hipoteca más barata. Años atrás estas ofertas te servirían para presionar y que un banco mejorase las condiciones del otro, pero en la actualidad eso no va a suceder.

Que no te preocupe perder tiempo buscando la mejor oferta, ya que va a ser tiempo mejor empleado de toda tu vida. Ten en cuenta que un decimal en el diferencial se traduce en miles de euros a lo largo de la vida de la hipoteca.

Seguro de vida con cobertura de invalidez total

Desde hace unos años, los seguros de vida permiten incluir la cobertura de invalidez total. De esta
manera, si tenemos un accidente que nos provoque una invalidez recibiremos una indemnización,
sin necesidad de que se produzca un fallecimiento.

También se puede pactar una cobertura que nos aporta una cantidad en el caso de que por la
invalidez total tengamos que adaptar la casa, algo que ocurre si esta invalidez nos dificulta la
movilidad o nos deja en una silla de ruedas.

Si estamos pagando una hipoteca, nos interesa incluir esta garantía adicional en el seguro de vida,
ya que al no producirse la muerte del titular de la póliza, un seguro de vida tradicional no nos dará
ninguna cantidad.

En este caso tendríamos un problema grave, ya que las pensiones por invalidez no son demasiado
elevadas, por lo que podríamos ver como somos incapaces de hacer frente a las cuotas de la
hipoteca.

Alguno de vosotros quizá piense que en ese caso el banco haría algún tipo de excepción con
nosotros, pero ya os digo que no. En las noticias ya se ha visto algún caso como el de que os
estoy hablando, en el cual la persona que lleva la mayoría de los ingresos a casa tiene que dejar de
trabajar y el banco ha embargado la casa.

Tampoco hay que pensar que puede trabajar el cónyuge, ya que en el caso de una invalidez total lo
más probable es que no pueda ejercer ninguna profesión, al tener que cuidar a la persona que se ha
quedado impedida.

Como ves, la situación se puede complicar mucho, y aunque suene duro puede ser peor que la
muerte del titular de la hipoteca, ya que en el caso de una invalidez total el titular queda en una
especie de limbo en el cual no puede trabajar y no recibe el importe del seguro de vida.

Consejos para contratar una hipoteca barata

Antes que nada, debemos informarnos sobre las hipotecas baratas, leer y aprende todo lo que podamos sobre las mismas. Los tipos que hay y las opciones que ofrecen en el mercado. No todas las entidades financieras funcionan de la misma manera ni responden a las mismas demandas. Cuanto más conozcamos más sencillo nos resultará conseguir una hipoteca que mejor se adapte a nosotros. Y cuando sepamos más o menos que hipoteca barata nos conviene, busquemos y comparemos entre las distintas entidades financieras que existen. La oferta es muy amplia pero buscando bien podremos encontrar una hipoteca con buenas condiciones que adapte mejor a nuestras necesidades como propietarios de una vivienda.

casa

Negociemos con nuestro banco todas las condiciones que esperamos en nuestra hipoteca, ya que los intereses, las comisiones, plazos de amortización e incluso los gastos, son cuestiones negociables. Además, cuanto mejor sea nuestro perfil (nuestros ahorros y una situación estable), mayor interés tendrá que financiarnos el banco, por lo que mayores podrán ser nuestras exigencias para condiciones mejores en nuestro préstamo. Negociar con el banco nos resultará más fácil si lo hacemos antes de que realmente lo necesitemos. Muchas personas cometen el error de recurrir a su entidad financiera para negociar la hipoteca estando desesperados por lo tanto, quedan conformes con condiciones mínimas y con plazos sumamente extensos que suelen “atar” durante décadas.

Recordemos que los gastos de escrituración de la compra de una casa más los propios del crédito, más los impuestos podrían llegar al 10 % del precio de la vivienda que compremos. Se aconseja, por tanto, tener ahorrado aproximadamente un 20 o 30 % del precio del piso o la casa que vayamos a comprar. No olvides tampoco negociar las comisiones por la subrogación y la cancelación. Cuanto más bajas sean las comisiones, más sencillo nos resultará en un futuro cambiar nuestra hipoteca a otra entidad con productos un poco más satisfactorios. Intentemos también negociar la flexibilidad de los pagos durante todo el período de la hipoteca. Tenemos que asegurarnos de que podremos hacer frente siempre a la cuota sin inconvenientes. Por eso es tan importante negociar la posibilidad de tener períodos de carencia por si más adelante nos encontráramos en una situación económica poco favorable y no podemos pagar la cuota mensual. Eso generaría un atraso en las cuotas que puede ser reprendido con un aumento en los intereses.

Continúa leyendo Consejos para contratar una hipoteca barata

Cómo se calcula el seguro de hogar vinculado a la hipoteca

La ley hipotecaria exige que al firmar un préstamo de este tipo con el banco se firme al menos un
seguro de incendio. De esta forma, tanto el banco como el asegurado quedan cubiertos ante un
siniestro de este tipo, que dejaría a la entidad financiera con un activo con un valor muy bajo, y al
hipotecado con una propiedad que ha bajado su valor pero que tiene que seguir pagando.

El banco no va a conformarse con un seguro de incendio, y aprovechará su posición de fuerza
para endosarnos un seguro de hogar completo, de manera que vamos a ver cómo se calcula el
importe de este seguro, que es la combinación de algunas variables.

Cuando contratamos un seguro de hogar para la hipoteca, tenemos que distinguir entre el continente
y el contenido. Estos dos conceptos son los más importantes para fijar el precio del seguro, por lo
que vamos a explicar en qué consistes.

El continente, dicho de manera sencilla, es tu casa tal y como te la entregaron al comprarla, es
decir, vacía. Normalmente se asegura una cantidad suficiente para reconstruir la vivienda en caso de
un incendio.

Para conocer este valor, lo mejor es preguntar a las empresas constructoras de la zona, y así saber

a qué precio se está construyendo el metro. Si sabes lo que costó hacer tu casa también puedes usar
ese valor como referencia. Cuidado aquí, ya que el banco puede intentar obligarte a que asegures el
continente por el mismo valor de la tasación. Si es así niégate.

El contenido es lo que tienes dentro de la casa, es decir, muebles, electrodomésticos, ropa,
electrónica, etc. Has un cálculo de lo que te costaría comprar todo lo que tienes de nuevo y ya
sabrás que cifra asegurar en cuanto al contenido. Eso sí, no te vayas por lo alto o la prima se
encarecerá mucho.

Consejos para negociar nuestra hipoteca

Puede que llegue pronto el momento en el que debamos negociar el valor de nuestra hipoteca con el Banco. El primer paso aconsejable sería que nos informemos de las distintas ofertas de préstamos hipotecarios que existen en el mercado. Los Bancos y las Cajas presentan una amplia oferta de préstamos hipotecarios que abarca un enorme número de variables que nos podrían interesar. Una visita rápida por internet os podrá dar pistas importantes para poder negociar nuestra hipoteca.

negociar la hipoteca

Tenemos que saber que los productos que ofrecen las entidades financieras suelen ser difícilmente comparables (plazos, combinaciones diversas de importes, TAE y comisiones, entre otros). Pensamos en las variables que nos interesan, y en función de ello negociemos con una entidad, teniendo las ofertas de otras entidades que se ajunten lo más posible a sus pretensiones o necesidades. Para casi el 90% de la población es una de las operaciones financieras más importante que realizaremos en nuestra vida. Tomémonos nuestro tiempo y cuando analicemos varias ofertas no olvidemos solicitar una simulación que contemple el cuadro de amortización completo del préstamo que estamos demandando.

En muchas ocasiones, no se le concede una importancia real a esta variable. Sin embargo, una vez que hayan pasados los primeros años quizás podríamos sentirnos prisioneros de nuestro préstamo. Esto puede ocurrir en muchas circunstancias. Por ejemplo si nuestra capacidad de ahorro aumento, si los tipos de interés del mercado bajan sustancialmente, si las ofertas de otras entidades son más atractivas, etc. Debemos considerar que en un plazo de 20 ó 30 años las condiciones de mercado o personales pueden variar de manera amplia. Incluso siendo en un plazo reducido, como 12 años con tipos fijos, el escenario puede modificarse significativamente.
best mobile phone spy software

¿Cómo conseguir la mejor hipoteca?

A la hora de contratar una hipoteca una de las preguntas más habituales que nos hacemos es si el préstamo hipotecario que hemos solicitado es el mejor o no, si es una buena hipoteca para nosotros. Esta pregunta puede que sólo tenga una respuesta; depende. Y es que depende de cada cliente y de cada banco. Normalmente nos conformamos con la primera oferta que recibimos y a veces no es esto lo que nos conviene, porque para tener claro lo que nos conviene hay que tener en cuenta una serie de factores, como por ejemplo cuáles son nuestras posibilidades de ahorro, ahora y dentro de unos 10 o 20 años. Si no elegimos la mejor hipoteca para nosotros podemos sentirnos más adelante atados y presos con la hipoteca que hayamos negociado y firmado.

mejor hipoteca

Para empezar a analizar cómo conseguir la mejor hipoteca, cabe decir que las características tanto personales como económicas del cliente determinarán qué hipoteca es la que está a su alcance. De nada le vale a un cliente que le ofrezcan una hipoteca sin vinculación excesiva si el Euribor es de +1,59 y no tiene el dinero ahorrado suficiente para que el importe solicitado no supere el 80% de tasación. Una cosa es que el banco te ofrezca la mejor hipoteca del mercado y otra muy distinta es que ésta esté a tu alcance. Además del suficiente dinero ahorrado, si queremos optar por una hipoteca asequible debemos saber que las entidades financieras tienen en cuenta muchos factores, entre ellos:

– La edad del solicitante, ya que con esto se limitara el plazo máximo del préstamo.
– El tipo de contrato laboral del solicitante. Se tendrá en cuenta también la ocupación, antigüedad, el sector en el que opera la empresa y la situación de solvencia de la misma.
– El endeudamiento previo del solicitante, el cual podrá afectar a la solicitud del préstamo hipotecario. Si el solicitante tiene uno o varios préstamos personales o una cantidad de dinero importante disponible en tarjetas de crédito le será mucho más difícil obtener la financiación hipotecaria, salgo que cancele previamente las deudas.
– La posibilidad de un aval o de segundas garantías, como la hipoteca de otro inmueble, además del inmueble al que se intenta acceder. Continúa leyendo ¿Cómo conseguir la mejor hipoteca?