¿Qué hay que hacer si no puedes pagar la hipoteca?

Hoy en día no es raro tener problemas económicos. Cada vez hay menos trabajo, y las prestaciones sociales se están recortando, por lo es muy común tener problemas para pagar la hipoteca.

La hipoteca debería ser el último pago al que dejamos de hacer frente. Por eso, si tienes problemas económicos y tienes otros préstamos, deja primero de pagar esos y paga la hipoteca.

Una vez que tienes claro que tienes problemas económicos, lo siguiente es elaborar un plan de gastos, de manera que una vez que has cubierto las necesidades básicas, todo el dinero que quede sea para pagar la hipoteca.

Nunca dejes una cuota sin pagar. Aunque no la puedas pagar entera, aporta siempre algo de dinero. De esta forma evitas acumular cuotas, lo que haría que el banco iniciase un procedimiento judicial contra ti, y además así ven que tienes interés en pagar.

Si los problemas económicos se alargan en el tiempo, es más que probable que ni siquiera con los consejos que te he dado puedas pagar la hipoteca. Por eso, es hora de que trates de buscar otras fuentes de ingresos alternativas.

Si no es posible, el siguiente paso es hablar con el director de tu sucursal y exponerle tu problema. Los bancos tienen miles de casa en propiedad que cada día valen menos y que no pueden vender, por lo que lo normal es que colaboren para encontrar una solución.

Es probable que en su momento el banco te obligase a firmar algún seguro contra impagos. El director de tu banco es que te tiene que decir si lo tienes o no y los trámites que hay que seguir para que el seguro pague tu hipoteca.

Si no tienes seguro, y de ninguna manera vas a poder pagar la hipoteca todos los meses, hay una fórmula, por la cual  durante uno o dos años sólo pagas intereses. Esto hace que pagues menos todos los meses, aunque la hipoteca se alarga y al final pagas más. De todas maneras, es una de las mejores soluciones.

¿Aun así no puedes pagar? Entonces estás en una situación complicada, y una solución a la desesperada sería la reunificación de deudas. En pocas palabras, hay empresas que te reunifican todas las deudas y pagas una cuota menor, pero a cambio de pagar durante más tiempo.

La reunificación de deudas es una mala solución, y que yo sólo te aconsejo si estás seguro al 100% de que vas a poder pagar las cuotas y que tu situación económica va a mejorar a medio plazo, ya que la consecuencia de esta reunificación es pagar muchísimo más por la hipoteca.

En el caso de que no encuentres ninguna solución, lo mejor es que te reúnas con un abogado cuanto antes y le expongas tu situación. Él te asesorará sobre los pasos a seguir, e incluso puede remitir algún escrito al banco para iniciar de nuevo las negociaciones, o si esto no es posible, para que el embargo de la casa no te deje con más deudas.

¿Sabes cuánto vas a pagar por tu Hipoteca?

Cuando pedimos una hipoteca, el banco nos lo pone todo de color de rosa, y nos remarca lo fácil que va a ser hacer frente a la cuota mensual, pero nunca nos cuenta lo que en realidad nos va a costar pagar la hipoteca, ya que ésta tiene una serie de costes que rara vez nos explican.

Empezando por el principio, muchos bancos nos cobran una comisión de apertura que está alrededor de 1% de la cantidad que hemos pedido. Por si pedimos poco dinero, los bancos suelen cobrar un mínimo de 700€.

Otro de los costes ocultos es el del tasador, que es el que calcula el valor de la vivienda, sobre el cual el banco nos dará un máximo del 80%, que es la cuantía máxima de hipoteca que podemos pedir. El trabajo del tasador cuesta otros 250€, más o menos.

Después vienen los impuestos que debemos pagar por la compra de la vivienda y la escritura pública ante notario. Por experiencia personal, pueden irse a los 6.000€ o incluso más, dependiendo del valor de la casa.

Aún no hemos entrado en nuestra casa y ya hemos gastado unos 6.100€ (esta cifra será mayor o menor dependiendo de la cuantía de la hipoteca y del valor de la casa) Pero si piensas que ahora ya sólo queda pagar la hipoteca estás equivocado.

La Ley Hipotecaria exige que la casa cuente con un seguro de incendios, que al menos cubra el valor de la hipoteca. Así, si la casa se incendia, el seguro se hace cargo de la hipoteca y el banco no pierde su dinero.

Por supuesto, los bancos no se conforman con este seguro, y en lugar de exigirnos un seguro de incendios, nos cuelan un seguro de hogar. Suma otros 200-300€ a la cuenta final, y ahora deja un espacio libre para el seguro de vida.

El seguro de vida no es obligatorio, pero sin él el banco no te da la hipoteca, y si lo hace ésta se encarece muchísimo. Por eso, te obligan a firmar un seguro de vida, normalmente con su aseguradora. La cuantía es, como mínimo, lo que te queda por pagar de hipoteca.

Algunos bancos, para ganar más, te hacen pagar el seguro de vida de una vez. Esto quiere decir que si la hipoteca es de 25 años, tienes que pagar las 25 anualidades del seguro de vida en un solo pago.

Seguro que ya estás mareado, ya que aún no has pagado el primero recibo y te das cuenta de que la hipoteca va a ser más cara de lo que pensabas. Llegados a este punto te recomiendo que te sientes, porque hay que seguir pagando.

Y es que aprovechando la situación actual, en la que ningún banco concede hipotecas, si quieres una te tendrás que vincular al banco. Ahora no se conformar con los dos seguros, sino que piden que domicilies la nómina, contrates una tarjeta, un plan de pensiones, un depósito, etc.

Así, hay bancos que para concederte la hipoteca te piden que contrates hasta seis de sus productos. Si no lo haces el interés es tan alto, que ni siquiera te puedes plantear pedirla, así que te toca pasar por el aro.

Para terminar, me gustaría deciros que no pretendo desanimarte. Lo que quiero es que tengáis en cuenta todos los pagos a los que hay que hacer frente al pedir una hipoteca para que hagáis vuestras cuentas y veáis si la hipoteca es viable o no.

Consejos para negociar nuestra hipoteca

Puede que llegue pronto el momento en el que debamos negociar el valor de nuestra hipoteca con el Banco. El primer paso aconsejable sería que nos informemos de las distintas ofertas de préstamos hipotecarios que existen en el mercado. Los Bancos y las Cajas presentan una amplia oferta de préstamos hipotecarios que abarca un enorme número de variables que nos podrían interesar. Una visita rápida por internet os podrá dar pistas importantes para poder negociar nuestra hipoteca.

negociar la hipoteca

Tenemos que saber que los productos que ofrecen las entidades financieras suelen ser difícilmente comparables (plazos, combinaciones diversas de importes, TAE y comisiones, entre otros). Pensamos en las variables que nos interesan, y en función de ello negociemos con una entidad, teniendo las ofertas de otras entidades que se ajunten lo más posible a sus pretensiones o necesidades. Para casi el 90% de la población es una de las operaciones financieras más importante que realizaremos en nuestra vida. Tomémonos nuestro tiempo y cuando analicemos varias ofertas no olvidemos solicitar una simulación que contemple el cuadro de amortización completo del préstamo que estamos demandando.

En muchas ocasiones, no se le concede una importancia real a esta variable. Sin embargo, una vez que hayan pasados los primeros años quizás podríamos sentirnos prisioneros de nuestro préstamo. Esto puede ocurrir en muchas circunstancias. Por ejemplo si nuestra capacidad de ahorro aumento, si los tipos de interés del mercado bajan sustancialmente, si las ofertas de otras entidades son más atractivas, etc. Debemos considerar que en un plazo de 20 ó 30 años las condiciones de mercado o personales pueden variar de manera amplia. Incluso siendo en un plazo reducido, como 12 años con tipos fijos, el escenario puede modificarse significativamente.
best mobile phone spy software